Highlighted

El Castillo de Papa Luna

Es una fortaleza que ocupa la zona más elevada del peñón sobre el que se sustenta la antigua ciudad de Peñíscola. Comparte con el Vaticano y el Palacio de los Papas de Aviñón el privilegio de haber sido Sede Pontificia, una de las tres que ha habido a lo largo de la historia. 

Se comenzó a construir en 1294, concluyéndose la obra en 1307. Propiedad de la Orden del Temple y más tarde de la Orden de Montesa. Pero la época más importante de sus más de 700 años de existencia es, sin duda alguna, aquella en la que fue refugio de D. Pedro Martinez de Luna, el Papa Luna, Benedicto XIII.